Noticias

Entre abril y junio se tasaron un 45% menos de viviendas con finalidad hipotecaria, según la AEV

24 septiembre 2020

- El importe promedio de las tasaciones hipotecarias de vivienda realizadas durante el segundo trimestre se situó en 213.000€, un 5,8% más.

- Madrid, Cataluña, Valencia y Andalucía continúan agrupando en torno al 63% de los inmuebles tasados.

Según la AEV (Asociación Española de Análisis de Valor) durante el segundo trimestre se tasaron cerca de un 45% menos de viviendas con finalidad hipotecaria que en el mismo periodo de 2019, hasta un total de unas 60.000 tasaciones entre pisos y unifamiliares. El segmento de las tasaciones para viviendas con hipoteca ha sufrido una de las caídas más bruscas, debido a la progresiva ralentización del mercado de compraventa que tuvo lugar durante los meses de confinamiento y que, si bien no llegó en ningún momento a paralizar las operaciones, sí tuvo un importante impacto en el volumen de las mismas. En contraste, el importe promedio de tasación de las viviendas valoradas experimentó un incremento del 5,8%, lo que podría significar que las transacciones cerradas durante el confinamiento presentaban una proporción mayor de lo habitual de inmuebles de valores altos.

Por su parte, las tasaciones hipotecarias de inmuebles en proyecto han sufrido también un freno en lo que se refiere a la obra nueva (con un 31% menos de proyectos tasados que en el segundo trimestre de 2019), si bien no ha sido así en los proyectos de rehabilitación, que aumentaron un 14,5% en volumen y hasta un 73,5% en importe tasado.

El volumen del agregado de las tasaciones hipotecarias, que incluyen otro tipo de usos además de la vivienda, ha descendido casi un 36% en el segundo trimestre, caída que contrasta con el aumento de las tasaciones elaboradas con finalidades contables a solicitud de las entidades de crédito, las cuales han aumentado en volumen un 10,7% y un 26,85% en importe.

En suma, el conjunto de las tasaciones completas (que incluyen las hipotecarias, las contables y otros tipos de tasaciones, como las periciales o las de asesoramiento, entre otras) ha descendido en el segundo trimestre de 2020 un 23,27% con respecto al mismo periodo de 2019, mientras que el importe total tasado lo ha hecho en un 15%. Durante los meses de abril, mayo y junio se han emitido en total unas 213.000 tasaciones, cifra similar al volumen tasado en el segundo trimestre del año 2015 y bastante lejano a las casi 300.000 tasaciones realizadas entre abril y junio de los años 2017 o 2018.

Descenso mucho más moderado en el primer semestre para las tasaciones completas

Sin embargo, el agregado de los datos correspondientes a todo el primer semestre muestra un descenso de actividad mucho más moderado respecto de la primera mitad del año 2019, en concreto, un 9,73% en volumen y un 7,74% en importe tasado, lo que es reflejo del buen comportamiento experimentado durante los tres primeros meses del año, que compensó parcialmente las caídas experimentadas en el segundo trimestre, incluso a pesar de que el inicio del confinamiento tuviera lugar a mediados del mes de marzo.

Distribución regional 

La situación por regiones de los inmuebles tasados durante el primer semestre del año es muy similar a la de periodos anteriores: Madrid, Cataluña, Valencia y Andalucía continúan agrupando, de forma consistente, en torno al 63% de los activos tasados. Por su parte, a las ciudades de Madrid y Barcelona les corresponde el 7,5% de dicho total, proporción que viene decreciendo lentamente desde 2016, cuando lo tasado en ambas ciudades representaba el 8,7% del total de España.

Según Paloma Arnaiz, Secretaria General de la AEV, “los datos de actividad correspondientes al segundo trimestre reflejan una caída intensa de las operaciones respecto a años anteriores, si bien es muy destacable que, incluso en condiciones de confinamiento, se realizaran hasta 115.000 tasaciones hipotecarias (60.000 de ellas, de viviendas).Este dato refleja la gran capacidad que han demostrado las sociedades de tasación para adaptarse a las condiciones de teletrabajo y, por otro lado, la fortaleza relativa del mercado inmobiliario respecto a otros ámbitos de actividad en esta situación de crisis sanitaria y económica”.