MISIÓN La Asociación Española de Análisis de Valor (AEV) es una entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro Nacional.
» LEER MÁS
NOTICIAS 19 de abril El sector de la tasación continúa superando el crecimiento de los últimos ejercicios con un incremento en la facturación anual del 9,3%
» LEER MÁS

Otras preguntas frecuentes

¿Quién debe correr con el coste de la tasación de un bien que va a servir de garantía de un préstamo hipotecario?

Eso depende de la política del banco al que se solicita el crédito. Normalmente, los bancos suelen repercutir ese coste en el cliente, es decir, si quiere obtener el préstamo hipotecario le obligan a obtener una tasación. No obstante, el banco podría pedirla para sí mismo, o hacerla el mismo, en cuyo caso no podría repercutir su coste al cliente.

En el caso de que los gastos de tasación corran por cuenta del cliente, éste tiene derecho a recibir una copia íntegra del informe de tasación, o el original si la operación no llega a formalizarse y, en todo caso, la factura del servicio prestado por la sociedad de tasación. En cualquier caso, el cliente tiene derecho a conocer la identidad de los profesionales seleccionados y el precio de la tasación.

Desde hace ya bastantes años, la Ley establece que las entidades de crédito, incluso aquellas que dispongan de servicios propios de tasación, deberán aceptar cualquier tasación de un bien aportada por el cliente, siempre que sea certificada por una sociedad de tasación homologada por el Banco de España y no esté caducada. Naturalmente, la entidad de crédito podrá realizar las comprobaciones que estime convenientes de la tasación presentada por el cliente y, en cualquier caso, decidir si concede o no el crédito, pero que no podrá cobrarle nada al cliente por dichas comprobaciones.

¿Cómo debe hacerse la tasación de una vivienda que va a servir de garantía de un préstamo hipotecario?

Una vez elegida la sociedad de tasación (por el cliente o por el banco) que va a llevarla a cabo, la empresa designará a un tasador, que debe ser un arquitecto, superior o técnico y que, previamente a enviarlo a ver el piso, habrá obtenido ciertos datos sobre sus características, ya sea por medio del catastro, del registro de la propiedad o de la información que el propio cliente, o el banco al que se haya pedido el crédito, le hayan proporcionado.

El arquitecto designado por la sociedad de tasación visitará la casa por dentro, comprobará su superficie, calidad, estado de conservación y demás características físicas que influyan en su posible valor.

El tasador también analizará el mercado de la zona (pidiendo información, consultando datos oficiales y de otros expertos, etc.) para una vivienda de características comparables y, con esa información y la que le pueda proporcionar sobre ese mercado la sociedad de tasación, emitirá un informe estimando el precio que puede alcanzar esa vivienda si se vende en condiciones de mercado.

Ese informe, tras ser validado por el servicio de control que tiene su empresa, se entrega al cliente o a quien éste diga. Ese control lo deben ejercer profesionales de la valoración con amplia experiencia que cuenten, además, con todos los procedimientos de control que les da la empresa a partir del conjunto de tasaciones que realice y de datos que obtenga. Con el control, la empresa se asegura de que el tasador que ha hecho el informe cumple con las normas aplicables a la valoración y con los estándares de calidad y rigor valorativo comunes a toda la empresa.

¿Quién es responsable de una mala tasación?

Lo es, en primer lugar, la sociedad de tasación que la firma y factura y, en segundo lugar, el tasador que ha hecho el informe correspondiente, por la parte que sea de su exclusiva responsabilidad (por ejemplo los datos resultantes de la inspección ocular de la vivienda, como la superficie, su calidad, estado de conservación, orientación, etc.).

Pero no se piense que se puede considerar mala una tasación por el hecho de que, si se hizo, por ejemplo, en octubre de 2007, casi en el punto más alto de los precios durante el boom inmobiliario pasado, hoy el precio de la vivienda sea un 33% menor que aquel valor; y es que esa ha sido la evolución de muchos de los precios de la vivienda.